Logo Amway

Blog oficial Amway Colombia

  • Vida Sana
  • Alimentacion intuitiva
  • Alimentacion consciente
  • Comida Saludable
  • Dieta Sana
  • Come Sano

Alimentación intuitiva. Tu cuerpo tiene mucho qué decirte

24-09-2021

¿Imaginas poder comer lo que te gusta como parte de una alimentación nutritiva y lograr un peso saludable reconectándote con las señales que tu propio cuerpo te envía? La alimentación intuitiva te permitirá olvidarte de las dietas si sigues estas recomendaciones.

 

Los seres humanos comemos de forma intuitiva por naturaleza, pero en algún momento perdimos la capacidad de identificar los mensajes que nos da el cuerpo, debido a factores como dietas restrictivas, patrones alimenticios establecidos, creencias sin sustento científico, e incluso porque no nos satisface nuestra imagen corporal.

 

La alimentación intuitiva no es un plan o reglas a seguir, sino un viaje de autoconocimiento para conectar nuestro cuerpo y mente mediante un enfoque nutricional que busca que disfrutemos de salud integral de forma compasiva e inclusiva, sin tomar al peso ni al índice de masa corporal (IMC) como referentes de salud o nutrición.

 

¿Por qué no toma en cuenta estos indicadores? Según sus principios, porque dejan fuera aspectos importantes como nuestra genética, hábitos, estado de salud o edad, entre otros. En cambio, se apoya en escuchar y responder los mensajes del cuerpo para cubrir sus necesidades físicas y psicológicas, y así llegar a un peso saludable y estable a largo plazo, que no siempre entra en un rango “ideal”.   

 

Los 10 principios de la alimentación intuitiva.

Como la alimentación intuitiva se basa en que cada persona sea experta en su cuerpo, y como cada persona es única, no define pasos a seguir, sino principios basados en la ciencia que ayudan a que cada quien lleve su propio proceso, los cuales son:

 

  1. Rechaza la mentalidad de dieta.

  2. Honra a tu hambre.

  3. Haz las paces con la comida.

  4. Reta a la “policía de alimentos”.

  5. Siente tu nivel de saciedad.

  6. Descubre tu factor de satisfacción.

  7. Enfrenta tus emociones con amabilidad.

  8. Respeta a tu cuerpo.

  9. Movimiento – siente la diferencia.

  10. Honra tu salud con nutrición compasiva.

 

Consumir alimentos cuando sientas hambre y sin importar la hora, disfrutarlos sin prisas y así detectar la señal de saciedad de tu cuerpo. No sentir culpa cuando te rindas a algún antojo y eliminarle la etiqueta mental de “prohibido”. Reflexionar en qué situaciones tu hambre es real o es detonada por algún sentimiento. Beber la cantidad de agua que tu cuerpo te pida. Todo esto es parte de los principios de una alimentación intuitiva.   

 

¿Cómo puedo empezar?

Si ya decidiste sacar las dietas de tu vida y cambiar a la alimentación intuitiva, te compartimos algunas sugerencias:

 

Busca información sobre el tema. Elige fuentes confiables, con bases científicas y reputación comprobada. Será una tarea retadora, pero recuerda: llévalo con paciencia, a tu ritmo, y pide ayuda siempre que lo necesites.

 

Crea tus espacios seguros en redes sociales. Revisa las cuentas que sigues y elimina o silencia aquellas que difundan dietas restrictivas, “milagrosas” o cuyos principios, resultados o beneficios sean dudosos.

 

Observa tu experiencia con la alimentación intuitiva. Date oportunidad de registrar cada cambio que hagas en tu alimentación y estilo de vida en general, piensa con honestidad en cómo te hace sentir y en cómo te impacta al paso del tiempo.

 

Cuestiónate con amabilidad. Dedica algún momento de tu día a preguntarte sobre las creencias y mensajes sobre salud, bienestar y alimentación que has recibido toda tu vida.

 

Busca acompañamiento profesional. La asesoría de parte de especialistas nunca debe faltar. Ninguna persona se vuelve experta en su cuerpo de la noche a la mañana.

 

Para las personas que aman a su cuerpo y se preocupan por darle bienestar integral, los productos Nutrilite™ son un apoyo ideal que puede ayudarte a complementar tu alimentación de acuerdo a tus necesidades, y así ¡vivir la vida como tú quieres!