Logo Amway

Blog oficial Amway Colombia

  • Emprendimiento
  • Negocio

13 pasos básicos para empezar un emprendimiento

18-07-2022

Comenzar un emprendimiento puede ser muy abrumador, pero si nos concentramos primero en los pasos básicos, el inicio no será tan difícil.

 

Un poco de inspiración siempre ayuda.

De acuerdo a la edición más reciente del Reporte Global de Emprendimiento Amway (AGER en inglés), el interés de las personas por impulsar un emprendimiento muestra una tendencia al alza, y como ejemplo de ello, revela que el 90% de la gente de América Latina que participó en esta encuesta mencionó su deseo de tener un negocio propio a corto o mediano plazo.  

 

Además, las y los participantes destacaron tres beneficios de un emprendimiento en nuestra región: la oportunidad de ser su propio jefe/jefa (74%), la posibilidad de obtener ingresos adicionales (67%) y la opción de trabajar en algo que les apasiona (65%). Asimismo, un 83% opinó que cuenta con las habilidades clave para emprender.

 

¿Cuál es el combustible de una actitud emprendedora?

Curiosidad, constancia, enfoque, perseverancia, resiliencia, autocrítica positiva, gratitud, creatividad, autoconfianza y solidaridad son algunas cualidades que pueden mantenerla en movimiento.

 

Los pasos básicos para el buen emprendimiento.

1. Encuentra el tipo de emprendimiento que más te apasione, o en el que puedas aprovechar al máximo tus habilidades. En ambos casos, te conviene aprovechar el tiempo y capacitarte con frecuencia. Y si el emprendimiento de tus sueños no existe, ¡invéntalo!

 

2. Perfila tu plan de negocio. Sin esto, tu emprendimiento no tendrá mapa de ruta, y esto puede provocar que fracase más pronto de lo que crees. Además es importante en caso de que te propongas atraer a potenciales inversionistas.

 

3. No tengas miedo de equivocarte. Todas las personas cometemos errores, y aunque suene a frase hecha, cada fracaso trae una enseñanza que te servirá para hacerlo mejor la próxima vez que lo intentes.

 

4. Enfócate. Apégate a tu plan, sólo toma en cuenta cierta flexibilidad para cuestiones imprevistas. Desviarte completamente la ruta hará que pierdas dinero, tiempo, y te causará muchos dolores de cabeza.

 

5. Persevera. En todas las cosas de la vida que realmente valen la pena, no quitar el dedo del renglón siempre te dará las mejores recompensas.

 

6. Vigila tu salud financiera. Un emprendimiento obliga a que conozcas muy bien en qué gastas, cómo, cuándo y por qué, así como llevar un registro exhaustivo de tus ganancias e ingresos iniciales.

 

7. Actualiza tus conocimientos periódicamente. El mundo cambia cada vez más rápido, por lo que adaptarte a las novedades ayudará a que tu emprendimiento vaya viento en popa, gracias a tutoriales, cursos especializados, seminarios, conferencias, etcétera.

 

8. Trabaja en tu autoconfianza. Esta es una de tus fortalezas, pues emprender demanda tomar decisiones y asumir algunos riesgos. Confía en tu criterio tras evaluar el panorama y considerar todas las soluciones frente a los retos que surjan en el camino.

 

9. Analiza tu mercado meta. O si no sabes cuál es, comienza por ubicarlo. Asimismo, visualiza a tus posibles competidores y detecta la propuesta de valor de tu emprendimiento frente al de ellos. 

 

10. Sé consciente del marco legal vigente en tu país. Conocer, y sobre todo cumplir, disposiciones de ley y en materia fiscal relacionadas con tu emprendimiento es importantísimo para empezar con el pie derecho.

 

11. Piensa en el nombre e identidad de tu emprendimiento. Es tu carta de presentación, asegúrate de que sea creativo y fácil de recordar.

 

12. Elige tus canales para comunicarte con tu mercado y clientes. Redes sociales, sitio web, tal vez un newsletter... hay muchas vías para llegar a las personas, selecciona las más eficaces según tu público.

 

13. Cuida tu bienestar físico y emocional. No porque sea el último punto de la lista significa que sea el menos relevante. Al contrario, de esto depende lo demás. Si tú no estás bien, tu emprendimiento tampoco.

 

¡Un emprendimiento puede ser la puerta a disfrutar de tu vida como tú la quieres! Si ya te animaste a hacerlo, cuéntanos tu experiencia en los comentarios, o si conoces a alguien que va por el sueño de ser su propio jefe o jefa, ¡compártele este artículo!